En esta academia especializada la intención de desvirgar el culo es una tradición muy arraigada y además existe la figura paterna del Rector o Director del centro que es el que tiene el honor de ser el primero por su gran experiencia en petar culos por primera vez. Siempre suele ser algo doloroso, pero acaba mereciendo la pena.