Este sexo que practican últimamente los jóvenes la verdad es que asusta un poco. Ya no se basa casi en las caricias ni en la experimentación de lo sutil y lo sensual. Ahora se practica el sexo como desahogo fisiológico acudiendo de forma apresurada a lo práctico para eyacular lo antes posible y pasar a otro asunto. Hablo por lo general, afortunadamente todavía siguen habiendo algunos resquicios de amor por los rincones.