Aunque entre las dos pesen casi lo trescientos kilos, aunque sean lesbianas y no les guste los hombres de ningún tipo de color y los de raza blanca menos, aunque tengan una relación de parentesco que no viene al caso y aunque las dos sean muy antipáticas, todo eso no tiene que ver con las necesidades físicas sexuales que necesiten tener por motivos de la naturaleza. Son seres humanos y también tienen derecho a disfrutar como todo el mundo.