Si, son ese tipo de chicas que pasan por tu lado y te quedas como de piedra, volcandote el corazón por su belleza y su cuerpo, que son dignos de los dioses. Esas jovencitas que te entran ganas de follártela lo menos diez veces al día y nunca te cansarías de hacerlo.