Esta pareja se encuentra en la piscina plácidamente disfrutando de un bañito cuando de repente se dan cuenta de que están solos y demasiado calientes como para desaprovechar la oportunidad de pegar un polvo de esos para recordar toda la vida. Son tantas las ganas que se tienen, que aunque hubiera alguien por ahí observando lo que hacen les daría completamente igual.