Con bragas rositas y una mini falda que casi dejaba ver todo su coño, la pelirroja se presentó a clase con la única idea de tirarse a su entrenador personal en el gimnasio y como los tios no somos tontos, cerró el local durante una hora para quedarse a solas con ella.