Se iban de viaje de negocios en el autobús de la empresa y a la que se fueron a dar cuenta en una de las paradas de descanso se tomaron unas copas y se liaron a hacer tonterías que al final desembocaron en una orgía de narices.