Entre semana llegaron a un acuerdo para no estar follando en la oficina como conejos y a todas horas, pero cuando es fin de semana o cuando hay un viaje de negocios, su secretaria asiatica lo acompaña haciendo las labores de esposa modélica. Lógicamente le paga un sobresueldo por ello pero tal y como se entrega se diría que está encantada.